Cortadas, rasguños y abrasiones en niños

Cortadas, rasguños y abrasiones en niños

Genuino

¿Qué debes hacer si tu niño sangra? Te explicamos la diferencia entre cortadas, rasguños y abrasiones

Cortadas, rasguños y abrasiones pueden resultar en peores consecuencias si no son atendidas a tiempo. Las cortadas son producidas por objetos afilados que penetran la piel o la dañan superficialmente. Los rasguños son tipos de cortadas leves que también pueden ser causadas por objetos cortantes como pedazos de vidrio, espinas o cuchillos. Las abrasiones son causadas por fricción de la piel con una superficie áspera. En los tres casos puede haber sangramiento cuando los pequeños vasos sanguíneos ubicados debajo de la piel se rompen.

Las heridas se deben lavar con agua y jabón, aplicar algún ungüento o crema antibacterial y cubrir con una buena cura para evitar la entrada de bacterias, pero esa cura debe cambiarse diariamente y mantener la herida seca.

En la mayoría de los casos, estos tipos de heridas no requieren atención especial, pero si son producidas por las garras de un animal o si la abrasión es causada sobre una superficie metálica oxidada, se debe buscar atención médica inmediata. El médico puede prescribir antibióticos o lociones, pero los padres tienen que asegurarse que sus hijos reciban la inyección antitetánica con regularidad. Siempre se debe evitar que las heridas se infecten con bacterias.

Anuncio

Algunas veces las heridas son muy profundas y grandes y pueden requerir sutura, o si no es tan crítica, se puede cerrar la herida aplicando algún tipo especial de gomas diseñadas para estos casos. Estas gomas permiten la recuperación de la piel sellando la herida y se disuelven con el tiempo.

Articulos relacionados