La magia de la agricultura tropical

La magia de la agricultura tropical

La magia de la agricultura tropical

Venezuela, desde el Descubrimiento de América, luego durante la Colonia y durante varios siglos, fue un territorio que dependía de la agricultura posible en el trópico, donde el café y el cacao fueron los principales productos de exportación hacia Europa. Progresivamente, se fueron desarrollando otros cultivos y se llegó a tener una agricultura que logró sobrevivir a la riqueza petrolera del siglo XX, la cual se convirtió en el motor de la economía venezolana.

recuperación

Esa agricultura venezolana, hasta finales del siglo pasado, logró producir alrededor del 70% de los requerimientos alimenticios de la población. Sin embargo, durante las dos primeras décadas del siglo actual, el gobierno de turno, sin saber por cuales razones, ha ido colocando obstáculos que progresivamente han disminuido la actividad agrícola, hasta tal punto que se estima, que el año 2018, solo logró aportar el 20% de los requerimientos alimenticios de la población.

En la Venezuela por venir es imprescindible recuperar la agricultura, aprovechar los inmensos recursos edáficos e hídricos disponibles, sacar partido a esa magia de la agricultura tropical que comienza con la llegada de las lluvias, cuyas aguas comienzan a llenar los esteros y los pastos comienzan a brotar como verdes alfombras en los potreros. El ganado va a pastar para iniciar su recuperación de la escasez del verano, los frutales se muestran con abundancia de frutos, los maizales florecen y comienzan a llenar sus mazorcas, se comienza a observar el rojo de los campos de sorgo, las doradas espigas de arroz se mecen al impulso del viento. Los girasoles embellecen los campos con sus cabezas circulares y doradas, cañaverales en flor, cebollas, tomates, pimentones, raíces y tubérculos, patillas, melones, pepinos, multitud de alimentos que se pueden producir en estas tierras tropicales.

Anuncio

agricultura en Venezuela

Así es la magia de la agricultura tropical, variada en especies y en sabores, en paisajes, en tecnologías, en sistemas de producción, en agricultores. En la Venezuela por venir todos los comprometidos con el agro deben dedicarse a producir alimentos para la población, a producir forrajes para el ganado, fibras textiles, flores, madera para construcción y mobiliarios, en fin, todo lo que se le pueda sacar racionalmente a estas maravillosas y disímiles tierras que cubren nuestro territorio.

Tags
Venezuela

Artículo anterior

Recuperación de la agricultura: maquinarias y equipos agrícolas

Siguiente artículo

Distracción, una estrategia socialista
×
search icon