Origen del dinero

Origen del dinero

Origen del dinero

Históricamente, el hombre en su hábitat, ha producido o creado algunos bienes necesarios y hasta en exceso, pero hay otros que no los puede producir y le hacen falta. Sin embargo, hay otras personas capaces de producir esos otros bienes en forma excedentaria y se los puede ofrecer, y en compensación de esa transacción canjearlos con los excedentes de la otra persona. De esa manera, ambos cubren sus necesidades de esos productos canjeados en una actividad comercial llamada trueque. Se comenzaron a presentar situaciones en las cuales una persona tiene que adquirir bienes o servicios, pero no hay material de intercambio, entonces comienza a usarse un pago compensatorio, que inicialmente consistió en pesar cierta cantidad de un metal precioso que se presume eran oro y plata. Al principio eran pequeñas barras o lingotes del metal, de tamaño uniforme, hasta que se comenzaron a acuñar monedas dando origen al dinero.

dinero

No se conoce exactamente cuándo y dónde comenzó a utilizarse el dinero. Se señala que en el Reino de Lidia, al oeste de la península de Anatolia que hoy corresponde a las provincias turcas de Smirna y Manisa, el cual fue conocido por su riqueza en oro y como una potencia comercial, fue donde por primera vez, en la segunda mitad del siglo VII a.C., se acuñaron monedas de electro. El electro es conocido como oro blanco y es una aleación natural de oro y plata cuyas minas abundan en la región de Éfeso. Sin embargo, mucho antes de esto, Homero en el siglo VIII a.C. en La Ilíada, habla de los talentos de oro que ofreció Aquiles a la muerte de su amigo Patroclo. Parece que el talento era una pequeña moneda. Además, algo que no está totalmente comprobado, se dice que los egipcios, mucho antes, habían utilizado cierta clase de dinero. Cierto peso fijo de un determinado metal tenía un valor fijo y se correspondía con una escala ponderativa en siclos.

Anuncio

Quiere decir que el siclo era una medida de peso antes que una moneda propiamente dicha. Los productos u objetos tenían un valor material que se medía en cierta cantidad de oro y plata. Por esa época el dinero no se contaba si no que se pesaba. En el mundo romano, el “as” o libra dio origen al sestercio que era una moneda de cobre o plata, y diez “ases” equivalían al “denario” que es el término de donde se deriva la palabra dinero. Al principio, los reyes dejaban en las monedas constancia de su nombre, hasta que Alejandro magno fue el primero en colocar su efigie en una moneda. El uso corriente de las monedas surgió en el Mediterráneo, extendiéndose luego por Europa y Asia, hasta llegar a ser imprescindible en la vida comercial actual. Alrededor del año 500 a.C. se comenzó a acuñar monedas de oro en Roma, la fábrica estaba ubicada junto al Templo de Juno, diosa que era apodada “Moneta”, y de allí deriva la palabra moneda.

monedas

Poco a poco se fue extendiendo el uso del dinero. Se comenzaron a acuñar monedas en diferentes lugares, mal troqueladas, con métodos muy rudimentarios, hasta que en 1553, en París, comienza a funcionar la primera máquina para acuñar monedas. Pero las monedas comenzaron a resultar pesadas y en algunos lugares a escasear los metales, por lo que se sustituyeron por papel, inventándose el billete. El primer billete de banco se utilizó en 1170 en China, y en Europa, en 1661 el Banco de Suecia sacó la primera emisión de billetes. Hasta 1883 los billetes no fueron reconocidos oficialmente como moneda legal, y los primeros fueron avalados por el Banco de Inglaterra.

Tags
Historia

Artículo anterior

La historia del vidrio

Siguiente artículo

Babieca, el Caballo de El Cid
×
search icon