El agua potable en la Venezuela por venir

El agua potable en la Venezuela por venir

El agua potable en la Venezuela por venir

El agua es fundamental, entre otras cosas, para la supervivencia del hombre, animales y plantas sobre la tierra. Es utilizada con fines domésticos y para el desarrollo industrial de los pueblos, para la irrigación de los campos en una agricultura intensiva. El suministro de agua potable es una obligación de los gobiernos para con sus ciudadanos.

Con fines domésticos, industriales y agrícolas, se utilizan las aguas dulces superficiales y subterráneas. En zonas cercanas al mar, desérticas o semidesérticas, donde escasea este recurso, se puede utilizar agua marina luego de someterla a procesos de desalinización.

Venezuela es un país con grandes recursos de agua dulce, tanto superficiales como subterráneas. Se considera que existen más de 90 cuencas hidrográficas importantes que han sido clasificadas y catalogadas en 16 regiones hidrográficas, con un potencial hídrico superior a un millón de millones de metros cúbicos al año (1.000.000.000.000 m3 /año). En cuanto a las aguas subterráneas, dispone de ricos acuíferos que en conjunto superan los ocho mil millones de metros cúbicos al año (8.000.000.000 m3/año).

Las cuencas hidrográficas venezolanas son afectadas por deforestaciones sin ningún control conservacionista, por la descarga de aguas servidas que llegan a ríos y lagos sin ningún tratamiento previo, por derrames petroleros y otros tipos de efluentes industriales que van a las aguas superficiales, y la minería ilegal en la Guayana Venezolana aplicando prácticas destructivas del ambiente.

Anuncio

En Venezuela se han construido más de 100 embalses distribuidos por todo el territorio nacional, con fines de abastecimiento doméstico e industrial, agricultura de riego, generación de hidroelectricidad y regulación de los cursos de agua. Estos embalses, en general, se han ido deteriorando con el tiempo por falta de atención, en algunos casos los excesivos sedimentos han acelerado la pérdida de capacidad de almacenamiento, y en otros, las presas se están llenando de vegetación arbórea que puede favorecer filtraciones y hasta rotura de las mismas. Muy grave también es que muchos de estos embalses no se pueden operar debidamente porque los sistemas de compuertas y válvulas no funcionan, no se han reparado ni se les ha proporcionado el correspondiente mantenimiento.

Toda esa indiferencia ante los recursos hídricos del país y con la infraestructura construida para su cabal aprovechamiento, ha conducido a que el suministro de agua a la población sea insuficiente e ineficiente, al punto que en la actualidad hay ciudades que sufren más de diez días consecutivos sin el servicio. En otras oportunidades a ocurrido que el agua con fines domésticos no cumple con las más elementales normas sanitarias, lo cual puede causar complicados problemas de salud.

En la Venezuela por venir, no se puede permitir que en un país con tantos recursos hídricos, de excelente calidad, no exista un eficiente servicio de agua potable para la población. Hay que darle prioridad a la atención de este recurso, al control de su contaminación y a los adecuados tratamientos para su potabilización; a su distribución suficiente y permanente hacia los hogares de todas las ciudades, pueblos y villorrios dispersos por toda la geografía venezolana.

Tags
Venezuela

Artículo anterior

El obligatorio regreso a #Venezuela

Siguiente artículo

La gasolina en Venezuela
×
search icon