El Ajo: pequeño en tamaño y grande en beneficios

El Ajo: pequeño en tamaño y grande en beneficios

El Ajo: pequeño en tamaño y grande en beneficios

Crece en muchas partes del mundo y es un ingrediente popular en la cocina debido a su fuerte olor y delicioso sabor. Por otra parte, es uno de los alimentos medicinales más utilizados en el mundo.

el ajo

Su nombre científico es Allium Sativum L. Pertenece a la familia de la cebolla (Allium) y su bulbo tiene entre 10 a 20 dientes. Con sólo una dosis mínima (un diente de ajo con las comidas, 2 o 3 veces al día), puede generar efectos terapéuticos importantes en el cuerpo.

Los compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes le dieron fama desde épocas muy remotas como “tratamiento espantaenfermedades”. De ahí la creencia de que ahuyentaba no sólo a vampiros, sino también cualquier epidemia o dolencia.

Su compuesto activo, la alicina, sólo se forma cuando se machaca o se parte el ajo crudo. Si se cocina antes de machacarlo, sus beneficios no son los mismos. Se dice que la mejor manera de consumir ajo es crudo o machacarlo, cortarlo y dejarlo durante un rato antes de añadirlo a las comida.

Uno de sus inconvenientes es que produce mal aliento y en algunas personas produce alergias.

Anuncio

el ajo

¿Cuáles son los beneficios más conocidos?

  • Su valor nutritivo. Es alto ya que contiene manganeso, Vitamina B6, Vitamina C, Selenio y cantidades razonables de nutrientes como calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.
  • Es un antioxidante importante. Ayuda a prevenir o a reducir el riesgo de sufrir el Alzheimer, la demencia. Ayuda a prevenir el daño celular y el envejecimiento. También ayuda a proteger y regenerar la piel, permitiendo que la piel se vea bella, tersa y más joven.
  • Mejora los niveles de colesterol y disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas.  Estudios reportan que los suplementos de ajo pueden reducir el colesterol total y LDL, sobre todo en aquellas personas con colesterol alto. No se observaron cambios en los niveles de colesterol HDL y triglicéridos.
  • Mejora la circulación de la sangre y reduce la presión sanguínea. Una dosis elevada de ajo mejora la presión sanguínea en aquellas personas que padecen hipertensión. En algunas ocasiones, los suplementos pueden resultar tan efectivos como los medicamentos convencionales.
  • Es un antibiótico natural. Fortalece el sistema inmunológico; ayuda a curar infecciones leves; favorece la cicatrización de las heridas.
  • Puede ayudar a combatir enfermedades, incluyendo el resfriado común. Sus suplementos ayudan a prevenir y a reducir la gravedad de enfermedades comunes como la gripe o el resfriado común. Es un excelente descongestionante, ayuda a expectorar la flema y el exceso de mucosidad.
  • Es desintoxicante y es bueno para el hígado. Estimula las funciones hepáticas; ayuda a depurar toxinas y a eliminar parásitos; libera el cuerpo de metales pesados como el mercurio cuando se consume en dosis elevadas.
  • Mejora la salud ósea. Posee efectos beneficiosos en la salud ósea al incrementar los niveles de estrógeno en las mujeres. No obstante, es necesario realizar más estudios al respecto.
  • Ayudan a mejorar el rendimiento atlético. El ajo puede mejorar el rendimiento físico en animales de laboratorio y personas con enfermedades cardíacas. Por el contrario, no se han manifestado beneficios concluyentes en personas sanas.
  • Ayuda a prolongar la vida. Se ha demostrado que tiene efectos beneficiosos en las causas comunes de enfermedades crónicas, por lo que tiene sentido afirmar que puede prolongar la vida.

Un tip de salud: Mantenga el equilibrio y no exceda su consumo y, ante cualquier duda, consulte al médico.


Artículo anterior

Técnicas sencillas de meditación

Siguiente artículo

Combate la andropausia con TRT
×
search icon