Recuperación de los sistemas de riego en #Venezuela

Recuperación de los sistemas de riego en #Venezuela

Recuperación de los sistemas de riego en #Venezuela

En Venezuela, la mayor actividad agrícola corresponde a lo que se conoce como agricultura de secano, la cual es aquella que depende de los ciclos de lluvia para el crecimiento y desarrollo de los cultivos. Estos ciclos pueden ser erráticos, tanto por la cantidad de agua que cae durante cada temporada de lluvias, como por la distribución de las mismas. Éstos son los grandes riesgos de la agricultura de secano, los cuales se pueden evitar con la agricultura bajo riego, ya que se dispone de agua para aplicarla a los terrenos sembrados según sus requerimientos.

El Estado Venezolano, a lo largo de diversos períodos durante el siglo XX, construyó importantes obras de riego y drenaje, algunas grandes obras que podían servir a miles de hectáreas y otras de menores dimensiones hasta llegar a lo que se denominó Pequeños Sistemas de Riego.

Entre las grandes obras destacan los embalses para el Sistema de Riego Rio Guárico y para el Sistema Cojedes-Sarare en el estado Portuguesa, conocido popularmente como Las Majaguas. Además de esas grandes obras, se han construido otras de menor envergadura pero no por ello menos importantes en los estados Cojedes, Aragua, Zulia, Falcón, Yaracuy, Sucre, Trujillo, Portuguesa, Barinas y otros. Algunos de estos sistemas no almacenan agua de los ríos en embalses sino que se deriva hacia las zonas de regadío por medio de canales y tuberías, por lo cual se llaman sistemas por derivación. Dos de los más importantes sistemas de estas características son el del rio Boconó y el del rio Guanare.

Anuncio

Muchos de los sistemas de riego del país no operan a su total capacidad por problemas de infraestructura dañada, errores de diseño o porque la infraestructura quedó incompleta desde el momento de su construcción. En este sentido, hacia finales del siglo pasado, por medio del Ministerio de Agricultura y Cría, se comenzaron las evaluaciones del estado actual de la infraestructura de algunos sistemas de riego, con la meta de extender esto a todos los sistemas de riego del país, y con el objeto de  reacondicionarlos, corregir todas las fallas de infraestructura que afectaran su operación y luego transferir legalmente su administración, operación y mantenimiento bajo la responsabilidad de los usuarios debidamente organizados. Desafortunadamente, esto no pasó más allá de los estudios previos para definir las obras necesarias para el acondicionamiento de cada sistema, ya que ocurrió el cambio de gobierno de la democracia representativa del que disfrutaba Venezuela desde 1958 al régimen actual que impera desde el año 1999, el cual abandonó estos proyectos.

En la Venezuela por venir, para los sistemas de riego es preciso hacer las ampliaciones y reparaciones que fuesen necesarias, y estudiar la posibilidad de construir nuevos desarrollos para la agricultura bajo riego. De esta manera, se amplía el área bajo riego y se ponen operativos al 100% los sistemas de riego existentes. Una vez reacondicionados los sistemas de riego, es necesario analizar nuevamente la opción de transferir la administración, operación y mantenimiento de estas obras a los usuarios debidamente organizados.

Tags
Venezuela

Artículo anterior

Recuperación de la agricultura: maquinarias y equipos agrícolas

Siguiente artículo

Distracción, una estrategia socialista
×
search icon