Top 5: Grupos de música folclórica boliviana

Top 5: Grupos de música folclórica boliviana

Top 5: Grupos de música folclórica boliviana

Amor, tierra, fe y mucho humor conforman el universo musical boliviano que, aunque parezca desconocido, cuenta con una tradición de bandas y agrupaciones con gran receptividad nacional por su identificación con la realidad, las necesidades y la pasividad característica del andino.

Al ritmo de la quena, el carancho y las voces andinas te presentamos un playlist de música folclórica boliviana.

Los kjarkas

Es la agrupación más vieja y querida por los bolivianos, con fecha de nacimiento en 1965 y varias generaciones de hijos y familiares cercanos a quienes ejecutaron por primera vez los instrumentos andinos.

Anuncio

Su nombre viene de la lengua quechua y puede significar temor o temblor; para nosotros algo que resuena fuerte, tanto que al día de hoy es referencia latinoamericana.

Jach´a mallku

 

Es un grupo conformado por músicos de La Paz, nacidos en 1985. Se caracterizan por provocar la fiesta con ritmos más alegres y coreografías en cada presentación, en las que bailan desde niños hasta adultos con vestimenta muy tradicional.

Su nombre viene del aymara y significa cóndor.

Wara

Anuncio

Su primera intención fue el rock, pero el público boliviano no tiene una tradición de este género como sí la hay en argentina. Entonces el grupo decidió ajustarse al folclore, aunque a veces hacen fusiones muy interesantes, incluso para algunos son los fundadores del género folk rock boliviano.

Wara wara en aymara se traduce como estrella.

Surimana

No todas las mujeres bolivianas se dedica a la comida o los cultivos y esta agrupación demuestra como la mujer también es capaz de sonar el charango, el bajo y la percusión para crear música.

Las Surinama han sabido ser embajadoras de la música boliviana sin necesidad de vestir sus faldones vaporosos ni trenzar sus largas cabelleras.

Anuncio

Para no perder la costumbre, su nombre significa Rocío de la mañana, en lengua aymara.

Sajra

Espíritu en aymara, esta banda sí ha sabido lograr lo que Wara no pudo y es posicionar al folk rock como un género juvenil y vanguardista capaz de mezclar flautas y demás instrumentos de viento con guitarras eléctricas, baterías, bajo y voces nada dulces.

¿Escucharías a estas bandas? ¡Cuéntanos!


Artículo anterior

El Pabellón, un plato venezolano

Siguiente artículo

Joanna Hausmann: Reírse de la identidad y las diferencias culturales
×
search icon