Turismo en la Venezuela que queremos: Colonia Tovar

Turismo en la Venezuela que queremos: Colonia Tovar

Turismo en la Venezuela que queremos: Colonia Tovar

La Colonia Tovar es una pequeña población fundada en el año 1843, a unos 2.000 msnm, en plena Cordillera de la Costa venezolana. Su origen se remonta a 1840, cuando el General José Antonio Páez era el Presidente de Venezuela y, en su Gabinete, se analizó la posibilidad de fundar nuevos poblados para el desarrollo de la agricultura y la minería y se trajeron inmigrantes de Europa, especialmente de Alemania.

Agustín Codazzi fue el representante del gobierno para esa tarea y contactó a los habitantes del Kaiserstuhl, que es una zona montañosa, vinícola, del Gran Ducado de Baden a orillas del río Rin. Éstos fueron los colonos originales que se radicarían en la Colonia Tovar. En esta empresa acompañaron a Codazzi los ciudadanos Ramón Díaz y Martín Tovar Ponte, Conde de Tovar. Seleccionaron la zona donde se debía instalar esta colonia, considerando condiciones ambientales más o menos similares al Kaiserstuhl, y en ese lugar, el sobrino del Conde de Tovar, Manuel Felipe Tovar, donó unas tierras de su propiedad. De allí proviene el nombre de este poblado en las montañas venezolanas.

Los emigrantes fundadores llegaron desde Kaiserstuhl en barcos de bandera francesa y desembarcaron en el Puerto de La Guaira. Eran 239 hombres y 150 mujeres. Se dirigieron a la ciudad de Maracay, luego a La Victoria, y finalmente, el 8 de abril de 1843 llegaron a Palmar del Tuy, que fue el nombre original del poblado.

Al principio, la mayor actividad de los colonos fue la producción de café, que luego se amplió al cultivo de hortalizas, verduras y frutas de clima frío. Aprovechando las maderas de buena calidad en la zona, algunos se dedicaron a la fabricación de toneles que alcanzaron gran fama en el país. Posteriormente desarrollaron panadería artesanal, fábricas de cervezas, chocolatería y la famosa charcutería alemana. Desde la segunda mitad del siglo XX, la Colonia Tovar se fue convirtiendo en un atractivo sitio turístico, favorecido por su cercanía a Caracas a unos 55 km de distancia, La Victoria a 30 km, Maracay a unos 45 km y Valencia aproximadamente a 90 km. Esto trajo consigo la construcción de confortables y vistosos hoteles más otra infraestructura para la atención de los visitantes, que día a día aumentaban en número.

Anuncio

En la actualidad, esta belleza natural de las montañas de la Cordillera de la Costa venezolana, en conjunto con todas las facilidades para el turismo, se encuentra en lamentable estado de abandono. Muchos hoteles han cerrado y otros trabajan a muy baja capacidad, las carreteras de acceso al poblado se encuentran en muy mal estado, parte de la población ha emigrado hacia otros lugares, la producción de alimentos ha disminuido considerablemente.

En la Venezuela por venir se debe rescatar a la Colonia Tovar para devolverle sus recursos para la producción, sus facilidades de atención al turista, convertir de nuevo sus hoteles con vistas a paisajes extraordinarios en lugares atractivos para el esparcimiento de las familias y de los visitantes en general, tomar todas las medidas para que esta población de ambiente germano vuelva a ser un destino turístico por excelencia para los venezolanos y para los ciudadanos del mundo.

Tags
Venezuela

Artículo anterior

Recuperación de la agricultura: maquinarias y equipos agrícolas

Siguiente artículo

Distracción, una estrategia socialista
×
search icon