La manzanilla y la salud

La manzanilla y la salud

La manzanilla y la salud

La manzanilla es una pequeña planta, herbácea, conocida como manzanilla alemana, de Castilla o cimarrona (Matricaria recutita), nativa de Europa específicamente de la región de Los Balcanes y se ha adaptado bien a algunas regiones americanas y de Australia. Es llamada también camomila y ha sido utilizada para tratar diversos trastornos de salud desde hace siglos. Su nombre Matricaria es derivado del latín “matrix” que significa vientre, porque inicialmente se utilizó para tratamiento de trastornos femeninos. Posteriormente, se han descubierto muchos otros usos convirtiéndose en una medicina natural muy efectiva.

manzanilla

La manzanilla puede utilizarse como una infusión para el tratamiento de problemas internos, o de forma tópica para tratar problemas de la salud de la piel y hasta para ayudar a sanar heridas. Como infusión, la camomila es reconocida como un eficiente calmante de la ansiedad de las personas. Este efecto sedante al tomar un té de manzanilla antes de ir a la cama, induce un sueño profundo aliviando problemas de insomnio. Por este mismo efecto sedante, tomar un té de manzanilla durante el día, ayuda a evitar el estrés y actúa como relajante muscular disminuyendo esa tensión que causa dolor y malestar. Su contenido de colina colabora en la eliminación de grasas acumuladas en la sangre, disminuyendo los niveles elevados de colesterol malo.

Otra razón para tomar té de manzanilla son sus propiedades digestivas evitando náuseas, gastritis, úlceras, cólicos, en general ayudando a los procesos digestivos. Además, la manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas. Es un efectivo antiinflamatorio natural actuando tanto en infusión como aplicado externamente calmando piel irritada y dolores musculares y articulares. Como antiséptico ayuda en el combate de ciertos microorganismos infecciosos, es excelente para enjuagar la boca cuando aparecen esas pequeñas y fastidiosas lesiones o para aliviar dolencias de la garganta.

Anuncio

En el caso específico de las mujeres, la manzanilla se usa para tratar problemas relacionados con la menstruación por su efecto vasodilatador, el cual favorece la llegada del período cuando ocurren retrasos. Por otro lado, la manzanilla se usa como tratamiento de belleza en el cuidado de la piel y del cabello.

A pesar de sus propiedades medicinales puede ocasionar efectos adversos, por lo que debe evitarse su consumo prolongado en mujeres embarazadas, evitar en personas epilépticas y los excesos o sobredosis pueden provocar malestar y vómitos.


Artículo anterior

Antioxidantes naturales

Siguiente artículo

La albahaca, más que una hierba fragante
×
search icon