Tienes que dejar de procastinar

Tienes que dejar de procastinar

Tienes que dejar de procastinar

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, dice el sabio refrán popular. El consejo es importante y vale la pena adoptarlo en la vida diaria porque de lo contrario corres el riesgo de caer en la procastinación.

procastinar

​¿Y eso qué es? Te preguntarás tú, con toda razón. Procastinar es una acción que muchas personas tienden a cometer, se trata de postergar las actividades pendientes. Y los resultados de esa mala decisión suelen ser estrés, tareas mal realizadas y resultados que pudieran ser ampliamente mejorables.

Algunas de esas postergaciones pueden ser muy importantes y pueden tener consecuencias negativas a corto plazo: dejar de estudiar para un examen, no ir a renovar el carnet de identidad, retrasar el pago de las deudas,  y otras tienen menos importancia aunque a largo plazo pueden suponer un inconveniente para ti y tú familia: dejar una pila de platos sin lavar, comprarte pesas para hacer ejercicio y siempre acabar viendo la TV, posponer la dieta que juraste hacer, estudiar para el examen el día antes, entregar el trabajo un minuto antes de que acaba el plazo.

El dejar las cosas para mañana está asociado con la ley del mínimo esfuerzo y la búsqueda de placer; siempre buscas lo que te hace sentir bien y evitas lo que te exige mayor esfuerzo.

Anuncio

Los psicólogos, advierten sin embargo, que esa actitud puede mejorarse sustancialmente. Para dejar de procastinar, debes ser realista y admitir tus debilidades. Si empiezas por ahí tienes más capacidad para mejorar y comprometerte para hacer las cosas bien.

Luego hay varias estrategias que puedes comenzar a activar para dejar ese hábito y fomentar en tu comportamiento la tendencia a hacer las cosas. Estas técnicas serán el “suplemento” a la metacognición (pensar sobre tus pensamientos) y ser consciente de que necesitas una estrategia para superar la impulsividad y la procastinación.

organización

Prioriza

Es importante que sepas qué cosas son las más importantes a terminar y en las que enfocarse.

Por ejemplo, si tienes que terminar un informe, lavar los platos e ir al gimnasio, es lógico que el informe deberá tener prioridad y será mejor que lo termines antes. Qué tareas y su orden lo harás planificando.

organización

Anuncio

Planificar

Organiza de forma estratégica qué tareas tienes que hacer para cumplir un objetivo. Esa planificación puede ser anual, mensual, del día a día, incluso de horas. Por ejemplo, revisar correos y responder. Mandar informe. Escribir artículo. Hacer las llamadas pendientes. También y para aprovechar mejor el tiempo, te recomiendo que hagas una lista de las cosas que no debes hacer. Esto te hará consciente de ello y recordarlas: no abrir el facebook. No ver el whatsapp. Dejar el smartphone lejos.

Ponte límites para terminar las cosas

Establece plazos con los que te puedas comprometer. Mañana debes entregar las notas. El lunes debes ir al médico. El martes tienes que hacer mercado.

Date algunas recompensas

Es recomendable que te pongas una recompensa si terminas todo lo que tenías que hacer. Eso te hará ser consciente de que al final de todo el esfuerzo habrá algo placentero. Puede ser desde ver una película hasta salir a dar un paseo o tomarte algo en un bar.

Anuncio

Artículo anterior

No te agobies con las “cosas por hacer”

Siguiente artículo

Top 5: Cuentas en Instagram para estimular nuestra creatividad
×
search icon