Adopta un animal adulto y sálvale la vida

Adopta un animal adulto y sálvale la vida

Adopta un animal adulto y sálvale la vida

Es bien sabido que las perreras y los refugios están llenos de animales adultos. La triste realidad es que muchos de ellos pueden acabar sacrificados si ha pasado el tiempo reglamentario y nadie los ha adoptado. Muchos de estos animales son mascotas abandonadas por sus dueños, otros han sufrido maltratos o algún tipo de trauma.

 

La irresponsabilidad, la falta de consideración de sus dueños anteriores acerca de los cuidados que una mascota necesita o, la desidia por cuidar a estos seres, les llevan a abandonarlos en los refugios. Necesitan urgentemente un hogar y dueños que los quieran y cuiden como se merecen. A continuación, se presentan varias razones por las que un animal adulto pudiera ser la mejor opción como mascota:

Suelen estar domesticados

Anuncio

El adiestramiento es una de los aspectos más complejos en el cuidado de una mascota. La mayoría de los animales en los refugios han sido mascotas de otras personas, por lo que muchos ya conocen las normas de convivencia con humanos. El refugio puede informar si es un animal domesticado o no.

Se adaptan mejor

Los animales adultos se adaptan perfectamente a su nuevo hogar y a su nueva forma de vida. No tardan en aprender las normas básicas, son mucho más maduros que un cachorro y comprenden antes y mejor las nuevas normas.

Requieren menos cuidados

Si el tiempo del cuidador es corto, un animal adulto requiere menos tiempo de entrenamiento y cuidados.

Su tamaño y personalidad ya están definidas

Al ser adulto, la mascota ya ha alcanzado su tamaño y forma definitiva. Su personalidad pudiera sufrir algunos cambios al cambiar de entorno, pero un ambiente seguro y confortable lo harán sentir bien.

Anuncio

Agradecimiento incondicional

El cariño, lealtad y agradecimiento de estos animales es inmenso. ¿Qué mejor razón para llevarlo a casa?

animal adulto


Artículo anterior

¿Qué hacer cuando es difícil socializar?

Siguiente artículo

Dormir también tiene sus normas
×
search icon