Parque Nacional Canaima: turismo en Venezuela

Parque Nacional Canaima: turismo en Venezuela

Parque Nacional Canaima: turismo en Venezuela

Venezuela posee gran cantidad de lugares naturales fabulosos para el turismo, en algunos de los cuales se han decretado parques nacionales con la intención de conservarlos, y pudiendo hacer de ellos un uso para el esparcimiento, para el disfrute de sus recursos dentro de normas de comportamiento ciudadano, evitando causar impactos negativos al ambiente y promoviendo su conservación.

Uno de esos parques es el Parque Nacional Canaima, ubicado en el estado Bolívar, decretado como parque en el año 1962 y desde 1994 declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Éste es uno de los parques nacionales más extensos del mundo con más de 30.000 km2 de superficie, llegando hasta las fronteras con Brasil y Guyana.

En la mayor parte del parque se observan numerosos cursos de agua, importantes ríos con infinidad de bellas cascadas. La majestuosidad del lugar se complementa con que más de la mitad del parque tiene un paisaje dominado por tepuyes, los cuales son como mesetas con paredes muy verticales y cimas bastante planas. Éstas son formaciones únicas en el mundo, con millones de años de antigüedad, que en conjunto constituyen lo que se conoce como Macizo Guayanés. El Auyantepuy es quizás el tepuy más conocido, ya que desde sus alturas cae el famoso Salto Ángel.

Anuncio

 

Los tepuyes, además de comunicarle una especial belleza al paisaje regional, hospedan en sus alturas algunas especies animales y vegetales de carácter endémico. Buena parte de las especies vegetales se identifican como “carnívoras” y los insectos representan sus principales víctimas.

En la actualidad, toda la región de la Guayana Venezolana incluyendo por supuesto al Parque Nacional Canaima, corre riesgos de un terrible desequilibrio ambiental, debido a que su subsuelo esconde, aparentemente, una extraordinaria riqueza en oro y otros materiales de gran valor. Allí se ha establecido lo que se conoce como “arco minero”, para explotar especialmente oro y coltán, sin considerar ninguna norma de respeto por el ambiente. En esa región está en peligro también, la mayor riqueza hidrológica del país, así como el equilibrio natural dentro del Parque Nacional Canaima y todas sus bellezas.

En la Venezuela por venir se tiene que frenar la expansión del arco minero, y si se considerase necesario continuar la explotación de estos valiosos minerales, tiene que realizarse de acuerdo a las normas para la protección del ambiente.

En lo que respecta al Parque Nacional Canaima, se deben ampliar y mejorar todos los servicios con fines turísticos, y una vez que existan las condiciones para que los visitantes cuenten con seguridad y calidad de los servicios básicos, se promuevan todas las bellezas que encierra nuestro país para que nos visiten masivamente y, así, convertir al turismo en una pujante empresa que genere gran cantidad de puestos de trabajo y sea una importante fuente de divisas para el país.

Anuncio

Artículo anterior

Joanna Hausmann: Reírse de la identidad y las diferencias culturales

Siguiente artículo

Corbullón de pescado: de Francia para el mundo
×
search icon