Tradiciones navideñas españolas IV: El Roscón de Reyes

Tradiciones navideñas españolas IV: El Roscón de Reyes

Tradiciones navideñas españolas IV: El Roscón de Reyes

En España hay un dulce típico para cada época del año. La noche de todos los Santos se toma el Hueso de Santo, y las rosquillas en Madrid para celebrar a su San Isidro Labrador. En navidades, cuando más se come, los postres no faltan sobre las mesas de los hogares.

Además de los turrones típicos de cada región, durante todo el mes de diciembre, y en especial, en víspera de Reyes, el roscón es el verdadero monarca de las cenas en España.

roscón de reyes

El roscón es básicamente un bizcocho dulce en forma de “O” decorado con fruta escarchada, naranjas confitadas, almendras laminadas y azúcar glass. A gusto de cada familia, puede ir relleno con nata o chocolate.

¿Cual es el origen del roscón de Reyes?

Anuncio

De acuerdo con muchas fuentes, el origen de esta tradición se remonta al siglo III A.C. cuando se celebraban las fiestas conocidas como las saturnales, en las que se conmemoraba el nacimiento del sol.

Los especialistas gastronómicos suelen comentar que los romanos tomaban dulces y licores para celebrar que, poco a poco, los días se volvían un poco más largos.

Durante los saturnales se daban tortas redondas a base de calabaza, miel, higos y dátiles a esclavos y los plebeyos. A pesar de que el roscón actual es muy diferente al actual, en esa época nació la costumbre de meter una haba dentro del pastel.

En España la rosca busca imitar una corona real, cubierta de frutas escarchadas y lleva escondida en su interior una pequeña sorpresa, a veces de gran lujo y valor para los buenos y una haba para, los que no lo han sido tanto.

roscón de reyes

La imitación de la corona y la sorpresa en su interior se debe a una costumbre impuesta durante el reinado del francés Luis XV, quien quedó prendado por esta receta.

El monarca propagó la tradición de introducir una moneda dentro del postre para sorprender a la aristocracia francesa y europea. Los Borbones replicaron esta práctica en España, donde recibió una excelente acogida.

Anuncio

Pronto la costumbre pasaría de los nobles al pueblo llano, siendo Madrid y Sevilla importantes baluartes de esta obra maestra de la repostería. Poco a poco, todo el país e Hispanoamérica se fueron dejando seducir por su sabor único.

Es costumbre en muchos de aquellos países merendar el Roscón de Reyes con chocolate, además de adornarlo con miel y frutos del desierto, como dátiles o higos.


Artículo anterior

Tradiciones navideñas españolas II: El Belén

Siguiente artículo

Tradiciones navideñas españolas I: La Lotería de Navidad
×
search icon