El Canal de Suez

El Canal de Suez

El Canal de Suez

La navegación continúa siendo, después de muchos siglos, la principal vía para la movilización masiva de carga. En algunas oportunidades las rutas son muy largas, lo que significa que también se hace un medio de transporte costoso. Por tal motivo, el hombre procurando ser más eficiente, ha tratado de acortar estas distancias y, para ello, una opción ha sido la construcción del Canal de Suez primero, y luego el Canal de Panamá.

canal de suez

La unión del Mar Mediterráneo con el Mar Rojo fue desde siglos antes de Cristo un sueño faraónico. Ramsés II (1301-1234 aC) inició la construcción de un canal con ese fin, pero los recursos tecnológicos de la época hicieron imposible ese sueño. Pero en 1854 el ingeniero francés Fernando de Lesseps logra el apoyo de la Emperatriz de Francia, Eugenia de Montijo, para que le hicieran una concesión por 99 años para construir y operar un canal entre el Mediterráneo y el Mar Rojo. En 1859 se inician los trabajos con fondos franceses y egipcios, terminando la obra en 1869, con una longitud de 162 km entre Port Said en el mediterráneo y Port Tewfik en la Bahía de Suez. Se estima que en la obra trabajaron un millón y medio de egipcios, de los cuales murieron unos 125.000 durante la construcción. El Canal de Suez es una de las más grandes obras de ingeniería del siglo XIX.

La inauguración oficial del Canal de Suez, que desde entonces separa el continente africano de Asia, incluyó numerosos festejos con invitados de todo el mundo. En esa oportunidad, desde Port Said salieron unas setenta embarcaciones escoltadas por el Yate Imperial donde viajaba la Emperatriz Eugenia de Montijo. Después de cuatro días de un placentero viaje, la flota arribó al Mar Rojo. Para la misma ocasión, Giussepe Verdi compuso la ópera Aida que fue estrenada en El Cairo en 1871.

Anuncio

En la actualidad, los barcos tardan entre 12 y 16 horas en transitar el canal, se reduce en unos 8.000 kilómetros el viaje entre Europa y Asia y lo cruzan unos 18.000 barcos por año, de los cuales más de la mitad son cargueros petroleros.


Artículo anterior

Jack, el Destripador de Londres

Siguiente artículo

Las proteínas y el aire
×
search icon