La Brújula, instrumento de orientación

La Brújula, instrumento de orientación

La Brújula, instrumento de orientación

La brújula es un antiguo instrumento de orientación que utiliza una aguja imantada y funciona debido a que la tierra posee un gran campo magnético que la rodea y permite que la aguja suspendida de la brújula señale el sur magnético terrestre, el cual se corresponde con el norte geográfico. En las regiones polares, tanto en el polo norte como en el sur, las brújulas no funcionan debido a que ocurre convergencia de las líneas de fuerza del campo magnético terrestre impidiendo la alineación de la aguja, por lo que no puede señalar correctamente el norte.

La brújula fue inventada en China durante el siglo IX y era utilizada para establecer las direcciones cuando se navegaba en mar abierto. Estas primeras brújulas utilizaban una aguja imantada flotando en un recipiente con agua. Progresivamente el instrumento se fue mejorando, se sustituyó el recipiente con agua por un eje donde se suspendía la aguja y podía girar libremente, y se le añadió una rosa de los vientos o rosa náutica que sirve de guía para el cálculo de direcciones.

brújula

Previo a la invención de la brújula, los navegantes en mar abierto determinaban la dirección de acuerdo a la posición de los cuerpos celestes. Esto presentaba dificultades cuando había mucha nubosidad en el cielo, o en climas con abundante neblina. Otra opción para determinar la dirección era el uso de sondas cuando las aguas no eran demasiado profundas. La brújula permitía obviar esas limitaciones. Así mismo, la brújula fue de gran importancia en las actividades mineras bajo tierra, ya que permitía determinar la dirección de los túneles. A finales del siglo XV, la brújula era parte del equipo básico que usaban los mineros de Tirol y su uso fue tan extenso e importante que el minero alemán Rülein von Calw (1463-1525) escribió un tratado con los usos de la brújula en trabajos subterráneos.

Anuncio

Han existido y existen brújulas especiales muy importantes en el ámbito religioso, como son la Brújula de Jerusalén utilizada por los judíos para saber en qué dirección se encuentra la ciudad santa y realizar sus oraciones mirando hacia ese lugar, y la Brújula de Quibla utilizada por los musulmanes para determinar la dirección de La Meca y realizar sus plegarias con la mirada orientada hacia ese lugar. También hay brújulas modernas de navegación en las cuales se coloca una aguja o disco magnetizados dentro de una cúpula que contiene un líquido que puede ser aceite o kerosene para que la aguja se detenga rápidamente y no oscile repetidamente alrededor del norte magnético. Otras incluyen un transportador para tomar medidas exactas de rumbos desde un mapa, o tienen escalas para medir distancias en mapas.

GPS

En la actualidad existen equipos muy modernos que utilizan sistemas de ubicación satelital como el caso del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) que ofrece las coordenadas exactas de cualquier punto de la tierra. Algunos modelos, además, ofrecen mapas locales o regionales, rutas, sitios estratégicos de utilidad pública, etc. Pero a pesar de estos adelantos tecnológicos, los barcos y los aviones con sus modernos GPS también llevan brújulas mejoradas, para sortear cualquier desperfecto de esos sistemas más precisos.  Exploradores y senderistas siguen utilizando brújulas, las cuales son muy rústicas y no necesitan recambio de pilas ni acceso a fuentes de electricidad, ausentes en los lugares remotos que estas personas visitan.


Artículo anterior

La prehistoria: evolución humana antes de la escritura

Siguiente artículo

Clepsidra, el cronómetro antiguo
×
search icon