Las nubes, componentes de la atmósfera

Las nubes, componentes de la atmósfera

Las nubes, componentes de la atmósfera

Las nubes son tipos de hidrometeoros representados por masas visibles, compuestas por gotas de agua microscópicas desarrolladas sobre polvo atmosférico que pueden convertirse en lluvia, nieve o granizo, y se encuentran suspendidas en la atmósfera. Se notan de color blanco porque dispersan todo el espectro de la luz visible, pero cuando son muy gruesas, muy densas, y la luz no las puede atravesar, se ven de colores grisáceos y hasta negras. Tienen variadas formas que cambian constantemente cuando son desplazadas por el viento y se encuentran a diferentes alturas.

Las nubes se forman porque de la superficie terrestre, de los cuerpos de agua como mares, ríos y lagos, ocurre evaporación; así mismo, las plantas expulsan vapor de agua a través de los estomas en el proceso de transpiración. El aire húmedo y caliente producido por estos procesos en la superficie terrestre, se eleva a la atmósfera y a medida que alcanza mayor altura la temperatura tiende a bajar enfriando esas masas de vapor de agua más calientes, hasta que ese vapor se condensa en pequeñas gotas. Además de esta condensación, se pueden formar nubes por el proceso de sublimación, cuando el vapor de agua pasa directamente a cristales de hielo, lo cual puede ocurrir a mayores alturas en la tropósfera.

nubes

Anuncio

Las nubes de cristales de hielo se llaman cirros y a menores alturas se forman las nubes de gotas de agua que se llaman estratos y son de tendencia horizontal y colores grisáceos. Hay otro tipo de nubes llamadas cúmulos que tienen un aspecto abultado, algodonoso, y se originan por corrientes de aire ascendente siendo signo de buen tiempo. Hay otros tipos con características mixtas como son los cirrocúmulos, cirroestratos, estratocúmulos, y cuando una nube es portadora de lluvia se denomina nimbo. Es interesante que a pesar que los cúmulos son signo de buen tiempo, pueden cargarse de lluvia y pasan a llamarse cumulonimbos. Éstos son nubes de tormenta que tienen en su interior un sistema de torbellinos que son ascendentes internamente y descienden en el exterior, los cuales, bajo ciertas condiciones, pueden llegar al suelo en forma de tornados. Además, la electricidad que genera el movimiento de esos torbellinos puede ser causa de tormentas eléctricas.

También se forman nubes por el proceso llamado ascenso orográfico, que ocurre cuando la masa de agua caliente y húmedo choca contra una montaña, se eleva a capas de menor temperatura y produce nubes de tendencia horizontal como los estratos. Cuando las nubes son tan bajas que están casi en contacto con la tierra, se llaman niebla.


Artículo anterior

Diamante: inalterable y precioso

Siguiente artículo

¿Qué es el viento?
×
search icon