Mascotas… Celo y comportamiento

Mascotas… Celo y comportamiento

Mascotas… Celo y comportamiento

El celo de las mascotas suele ser un tema algo inquietante para sus dueños.  No solo es una época de riesgo de nuevas gestaciones, sino que esta fase se caracteriza también por cambios de comportamiento en los animales.

celo

Las perras se notan más nerviosas o ansiosas de lo habitual, además pueden estar ariscas, y orinan más a menudo para marcar su espacio.

Las gatas por su parte, son más mimosas con sus dueños, suelen tumbarse panza arriba y revolcarse y girar por el suelo o la alfombra. Pueden orinar fuera del arenal, se lamen mucho los genitales ya que están inflamados y adoptan posición de monta cuando se les acaricia. Lo más llamativo y molesto, es que maúllan en un tono muy alto y períodos cortos con el objetivo de que la oigan los gatos machos de la zona.

¿Cuánto dura el celo en las perras?

Pasan por el celo dos veces al año generalmente, y tiene una duración aproximada de entre dos a tres semanas. Es conveniente apuntar la fecha del primer celo, para tenerlo en cuenta en futuras ocasiones.

Anuncio

¿Cuánto dura el celo en las gatas?

Lo más normal es que dure entre 5 días y una semana.

¿Qué se recomienda hacer en ésta período?

Si es una perra, no olvide llevar la correa cuando estén de paseo. Al ver un macho seguramente irá corriendo a su encuentro. Hay braguitas para perros mientras dure este proceso, pues la pérdida de sangre puede dejar manchas por toda la casa. Si no tiene pensado criar con su mascota y aumentar la familia, considere la posibilidad de esterilizarla. Éste proceso ahorrará las molestias que el celo conlleva, además de reducir la posibilidad de algunas enfermedades como los tumores de mama.

Las gatas tienen una particularidad. No son como las perras que tienen un celo, y luego de 6 meses, tienen otro. Los períodos son muy cortos entre un celo y otro, y si no se queda embarazada, pasados 8 ó 10 días nuevamente puede volver a entrar en celo. Por lo molesto que resulta, y sobre todo para evitar una superpoblación de gatitos que nadie quiere, la mejor opción -si no se dedica a la cría- es la esterilización de la gata. Así se acaba el celo, se acaba con las camadas indeseadas y con las molestias y maullidos.


Artículo anterior

¿Cómo se puede eliminar el azúcar de la dieta familiar?

Siguiente artículo

Es bueno el calor, pero no tanto
×
search icon