¿Qué es el viento?

¿Qué es el viento?

¿Qué es el viento?

El viento es parte de la atmósfera terrestre, prácticamente invisible, pero interviene en nuestra vida diaria. Es el movimiento en masa del aire debido al efecto del calor del sol y los movimientos de rotación y traslación de la tierra, que originan diferencias de presión atmosférica entre puntos de la superficie terrestre.

De una manera muy sencilla, se puede señalar que la superficie del planeta se calienta por efecto de las radiaciones solares, y consecuentemente, también se calienta el aire circundante. Este aire al calentarse se dilata, aumenta de volumen, se hace más ligero a mayor temperatura y por lo tanto tiende a elevarse. El aire frío, más pesado, ejerce una presión mayor que el aire caliente. Como no todos los paisajes de la tierra se calientan de la misma manera por efecto de los rayos solares, se establecen puntos de diferente presión. Por ejemplo, la arena de la playa absorbe durante el día mayor cantidad de calor que la superficie marina, pero de noche lo dispersa más rápidamente. Es decir, por el día sobre el mar el aire es más frío o ejerce mayor presión que en la playa por lo que el aire se mueve (viento) del mar a la playa, y es lo que se conoce como brisa marina. Por la noche cambia la dirección del movimiento del aire, el aire sobre la playa es más frío, tiene mayor presión y se mueve hacia el mar.

viento

Anuncio

Además de las brisas marinas hay otros tipos de vientos como son los monzones, que se originan debido a movimientos de aire entre los continentes y los océanos, pero en este caso debido a diferencias de temperaturas y presión atmosférica causadas por las estaciones. Así, durante el invierno los monzones soplan desde la tierra hacia el mar, y cambian de dirección durante el verano. Por eso se conocen como vientos periódicos, y son causa de abundante lluvia en algunos lugares ya que cuando soplan desde el mar llevan consigo gran cantidad de vapor de agua por la evaporación oceánica, que luego precipita en diversos puntos de la tierra. Al llegar el invierno las precipitaciones cesan porque los mozones soplan hacia el mar. Esta inversión de las corrientes de aire puede ocasionar violentas perturbaciones en la atmósfera originando tifones y tornados que pueden ser devastadores. Los vientos alisios a diferencia de los monzones, son constantes y siempre soplan en la misma dirección.

Dos de las características más importantes del viento son su dirección y su velocidad. La dirección se ha medido tradicionalmente por medio de veletas que indican el punto cardinal donde se origina el viento. En su parte inferior las veletas tienen una rosa de los vientos que señala los puntos cardinales y los puntos intermedios. En los aeropuertos se utilizan mangas de viento que indican la dirección del viento y permiten una estimación de su velocidad. Una medición precisa de la velocidad del viento se logra con unos instrumentos llamados anemómetros, con unos molinetes que los mueve el viento y envía las revoluciones que alcanza a un contador que define la velocidad en km/hora o millas/hora.


Artículo anterior

¿Qué es el bronce?

Siguiente artículo

Parhelio y Paraselene, fenómenos atmosféricos
×
search icon