¿De dónde nace la tradición del Árbol de Navidad?

¿De dónde nace la tradición del Árbol de Navidad?

¿De dónde nace la tradición del Árbol de Navidad?

Tradicionalmente suele emplearse el “conífera de hoja perenne”, destacando entre ellas las especies de abeto (Abies nordmanniana).  Conoce quiénes son los pioneros de este importante ícono decorativo de las fiestas decembrinas.

árbol de Navidad

Origen del árbol de Navidad

Dicen que la procedencia del árbol de Navidad es nórdica, pero nada se ha verificado. Para los antiguos pobladores de Europa central y Escandinavia, los árboles eran seres sagrados. Por esta razón en el solsticio de invierno decoraban y adornaban el árbol más alto y frondoso con frutos y luces, esperando que sus raíces llegaran al reino de los dioses.

Su introducción en la tradición cristiana

Anuncio

No obstante, la tradición cristiana le dio una lectura más profunda. Se dice que para los siglos VII y VIII, San Bonifacio (Sacerdote evangelizador de Alemania, 680-754) explicaba el misterio de la Santa Trinidad con la forma triangular de un abeto. Los frutos eran los dones del Espíritu Santo. La estrella en la punta es la luz de Cristo. El tronco, el árbol del paraíso. Otras referencias explican que San Bonifacio tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al y en su lugar plantó un pino, que, por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como luz del mundo. Conforme pasó el tiempo, las manzanas y las velas, se transformaron en esferas, luces y otros adornos.

A partir del siglo XV, los creyentes comenzaron la tradición de colocar el árbol en sus casas, especialmente en los países del norte, donde los niños podían encontrar los regalos que el Niño Jesús les traía. Otras tradiciones colocan debajo los regalos para los niños, enviados por San Nicolás (también llamado Santa Claus o Papá Noel) y/o los Reyes Magos, dependiendo las costumbres de la zona donde se encuentre.

Su éxito para la época se debe a que la Reina Victoria instalara un árbol navideño en el Palacio Real para el año 1830. Así se extendió dicha costumbre al resto del reino. La historia también cuenta que, en 1848, la Reina dio las felicitaciones decembrinas con una imagen de la familia real ante el árbol decorado. Esto ayuda a difundir la tradición también, en los Estados Unidos.

Siglo XXI

En la actualidad, a pesar de que muchas familias prefieren comprar un pino natural, también está muy popularizado el uso de árboles artificiales, de plástico y otros materiales sintéticos.

El árbol de Navidad se decora con adornos como bolitas de colores de cristal u otro material menos frágil, luces, estrellas, lazos, espumillonesguirnaldas u otras decoraciones.

Anuncio

Artículo anterior

Julio Verne, el primer escritor de ciencia ficción

Siguiente artículo

Nicolás Romanóv, los restos del último zar
×
search icon