Árnica, la hierba maravillosa

Árnica, la hierba maravillosa

Árnica, la hierba maravillosa

Árnica es una planta de consistencia herbácea cuyo nombre científico es Árnica montana, es muy vistosa por poseer una flor amarilla parecida a una margarita y crecer en forma silvestre en muchos lugares, dándole vida y color a los paisajes en los cuales abunda. Pero árnica va más allá de su belleza ya que es una planta medicinal utilizada desde la Edad Media para tratar golpes, contusiones y dolores de las articulaciones.

La planta de árnica tiene una serie de componentes activos conocidos como lactones de sesquiterpeno que son antiinflamatorios y reducen el dolor, contiene además timol, flavonoides, inulina, carotenoides, arnicina y pulina. Todos estos componentes le dan a esta planta un gran potencial en la sanación de variadas enfermedades. Es estimulante de la circulación, se aplica para tratamientos de artritis, úlceras, quemaduras, acné, es antiinflamatorio y antibacterial lo que favorece una rápida recuperación de las heridas. También es útil para aplicar en labios agrietados y nariz irritada.

Anuncio

Se deben tener precauciones con el uso del árnica ya que aplicaciones repetidas pueden causar malestar en la piel, como erupciones, enrojecimiento, y hasta inflamaciones. Aunque se utiliza en la preparación de tratamientos homeopáticos en forma muy diluida, no se recomienda su uso por ingestión ya que puede causar irritaciones estomacales y otros problemas colaterales en el tracto digestivo, vómitos, debilidad, disturbios nerviosos e incremento de las pulsaciones. Se debe evitar totalmente su uso en personas sensibles a esta planta.

Tags
Salud

Artículo anterior

Detectando el asma

Siguiente artículo

Gingivitis, enfermedad de las encías
×
search icon